0
0
0
s2smodern

La investigación más reciente de la oficina de estadísticas de Australia indica que muchos factores que contribuyen a la salud del corazón también están relacionados con la salud auditiva. En particular, un estudio realizado por la universidad de Harvard citó una relación asombrosa entre la enfermedad cardíaca y la pérdida auditiva, y encontró que "la pérdida de audición ocurrió un 54% más a menudo en personas con enfermedad cardíaca que en la población general".

4

Nuestro sistema de audición es complejo, particularmente la cóclea ubicada en el oído interno, todo el conjunto es extremadamente sensible al flujo sanguíneo y susceptible a anormalidades cardiovasculares. A diferencia de otras estructuras en nuestro cuerpo, el oído interno no tiene un suministro de flujo sanguíneo de respaldo y si el flujo sanguíneo es inadecuado, interrumpido o los vasos sufren un trauma, puede limitar el suministro de nutrientes y oxígeno y causar un daño permanente a los nervios internos del oído, lo que afecta negativamente la capacidad de escuchar de una persona. De hecho, los nervios en el oído interno son tan frágiles que las investigaciones de Harvard creen que pueden ser el primer órgano afectado por la enfermedad cardiovascular.

Además, los investigadores del Colegio Médico de Wisconsin encontraron correlaciones entre ciertos patrones audiométricos y la enfermedad arterial. Un patrón, denominado Audiograma de Pendiente Inversa, que identifica la pérdida de audición de baja frecuencia, puede sugerir la presencia o el posible desarrollo de enfermedad cardiovascular. El estudio insta a los profesionales de la audición a considerar hacer una referencia para evaluar la salud cardiovascular y los factores de riesgo adicionales después de que se haya identificado una pérdida de audición de baja frecuencia.

Fuente: https://www.ear-hearing.com.au/heart-health-hearing-health-linked/

0
0
0
s2smodern