0
0
0
s2smodern

Los gatos blancos siempre han despertado curiosidad, su apariencia resplandecientea plena luz los hace resultar muy llamativos. Sin embargo, los gatos albinos presentan una característica aún más curiosa y es que en su mayoría son sordos.

 

No todos los gatos blancos son sordos, pero sí tienen más posibilidad de serlo, ya que portan el llamado gen W, especialmente los que tienen un ojo de cada color o los ojos azules.

En el momento en el que el gato se encuentra en el útero materno empieza a desarrollarse la división celular y es entonces cuando aparecen los melanoblastos, encargados de determinar el color del pelaje del futuro gato. El gen W es dominante, por este motivo los melanoblastos no llegan a expandirse, dejando al gato carente de pigmentación.

Estas células no solamente actúan en el color del pelo y del ojo, sino que también acaban formando parte del oído del gato. Los melanocitos se colocan en una parte del oído responsable de crear un potencial eléctrico que recibirán las células auditivas. Sin melanocitos, el gato no oye, con lo que en este caso los melanoblastos deficientes acaban en una sordera para el minino.

0
0
0
s2smodern